Cómo comprar té matcha
20 Junio, 2016
Aromaterapia para principiantes (I)
4 Julio, 2016
Ver todo

10 Alimentos que comer después de yoga

Los alimentos recomendados después de hacer yoga son muy similares a los de antes. La principal diferencia con respecto a la alimentación previa es que hay que primar la ingesta de proteínas. Aún así, es importante tener muy en cuenta la hora a la que has tenido tu clase de yoga. Igual que no desayunas y cenas lo mismo, tampoco se come igual si has tenido una clase recién levantado o después del trabajo, por ejemplo.  

Aunque, si bien es cierto que los músculos necesitan proteínas para reponerse tras el esfuerzo físico, también hay que continuar generando energía para funcionar. Por esto, tampoco hay que excluir del todo los hidratos.

La mayoría de los alimentos de la lista son sattvicos. Es decir, son recomendados para favorecer la energía (prana) y el equilibrio físico-mental de los practicantes. Se trata de alimentos frescos, ligeros y fáciles de digerir, sin conservantes, químicos o sabores extremos. Aunque en principio esta “dieta” no incluiría carne, pescado o huevos, esto es al fin y al cabo es una elección personal, así que he incluido algunos. Por ello, esta lista es no vegetariana.

Lo ideal es ir descubriendo poco a poco qué es lo que mejor te sienta y, sobre todo, intentar no caer en la tentación de lanzarse a comer cualquier cosa si terminas la clase con un hambre que te mueres. Es mejor evitar el alcohol y la comida basura, ya que te has depurado a tope, no mola inflarse a grasa y químicos a la primera de cambio…

 

Descubre el resto de posts de la serie Alimentación y Yoga:

10 Alimentos vegetarianos que comer después de yoga (veganos y vegetarianos)

10 Alimentos que comer antes de yoga (apto para lacto vegetarianos)

 




Alimentos después yoga | YoguiPrincipiante.com




 

1. Agua.

Es esencial continuar hidratándose a conciencia para reponer el agua corporal perdida. Se puede beber agua normal o meterle trocitos de fruta o verdura para darle un toque diferente (limón, pepino, etc.).

Esto puede ser suficiente para mucha gente, pero al principio, quizás necesites un extra. Y es que, como sabréis, no solo se pierde agua, sino minerales, glucosa, electrolitos… Para reponerlos, una buena opción es el agua de coco, aunque en España es bastante cara y difícil de encontrar. Por eso, la opción a la que solemos recurrir más habitualmente es la de las bebidas isotónicas.

Personalmente, nunca me ha gustado comprar las comerciales. El Aquarius es el más aceptable, aunque al principio me daba arcadas, al final acabé soportándolo por pura necesidad… Aún así, las opciones comerciales suelen tener demasiado azúcar, aromas y/o colorantes artificiales que no tenemos ninguna necesidad de ingerir. Por eso, viendo lo fácil que es hacerse una bebida isotónica casera, no creo que vuelva a comprarlas nunca más. Solo necesitamos agua del grifo, bicarbonato sódico y/o sal marina, azúcar y zumo natural de algún cítrico (limones, naranjas, pomelos…).

 

2. Frutas.

Tanto piezas enteras como en zumo natural, son una buena opción para recuperar energía rápidamente gracias a los azúcares y vitaminas. Si optas por el zumo, puedes añadirle un poco de leche para darle una textura más cremosa y añadir proteínas. Aunque en ese caso, suelo diluirla en agua para que no quede tan pesado. Eso sí, mejor no añadir azúcar.

 

3. Verdura.

Súper cóctel natural de vitaminas y minerales. Es una buena idea tomarlas en sopas o purés caseros, salteadas o al vapor para que sean más digestivas al estar cocinadas, añadiendo un poquito de jengibre, comino o la especia que más nos guste para dar sabor (quizás mejor evitar las muy picantes que puedan sobreexcitarnos). Si se cuecen, mejor con poco agua y tapadas para que se forme vapor, e intentando que los tiempos de cocción sean cortos.

 

4. Pescado.

Depende de la clasificación que consultes, estarán dentro de la categoría de alimentos rajásicos (alimentos a consumir muy ocasionalmente por sus sabores extremos que descompensan el equilibrio cuerpo-mente) o tamásicos (alimentos totalmente desaconsejados por ser demasiado fuertes y generar malos sentimientos en el ser humano). Independientemente de eso, son una excelente fuente de proteínas de calidad que no puedo dejar de mencionar.

El pescado azul tiene más de un 20% por 100g y el pescado blanco alrededor de 15% en función del tipo. También tienen una gran concentración de vitaminas y minerales como yodo, magnesio, fósforo… En el caso del pescado azul, su mayor aporte calórico se compensa con la presencia de ácidos grasos saludables como el oleico, linoleico y el omega 3. Yo los prefiero al horno o al vapor, resultan más ligeros conservando bien sus nutrientes.

 

5. Huevos.

Igual que con el pescado y muchos de los alimentos que no son considerados sáttvicos. Una pena porque confieso que soy una súper fan de los huevos. El huevo aporta grandes cantidades de sodio, potasio y fósforo (buenos para los músculos y huesos), vitamina A (antiox, bueno para la visión y las defensas), retinol, ácido fólico y aminoácidos a tope. Además de proteínas, claro está.
A mí me encanta tomarlo en tortilla, pero se pueden tomar revueltos, escalfados, rellenos, mezclados con verduras… Ya sabéis, mil posibilidades.

6. Pollo, pavo o cerdo.

Aunque la carne no es nada recomendable según el Ayurveda, a no ser que seas vegetariano, en la dieta mediterránea nunca prescindimos de ella. Las carnes blancas son las más recomendables ya que aportan proteínas magras, son más bajas en grasa ya que es la que tienen está localizada y es fácil de quitar (piel o bordes).

 

7. Infusiones o té.

Las infusiones son una buena forma de tomar líquidos enriquecidos con otras propiedades, según las necesidades de cada uno. Como el yoga favorece la circulación de la sangre, los beneficios de las hierbas se introducen más rápido en el torrente sanguíneo y se distribuyen mejor por el cuerpo.

 

8. Ensaladas.

Frescas y crudas para beneficiarse de todos los beneficios de las verduras y hortalizas. Si no puede ser, mejor con cocciones ligeras al vapor o al horno. En cuanto a aderezos, mejor especias, hierbas provenzales y aceite de oliva. No soy muy partidaria del vinagre de balsámico barato, esconde muchísimo azúcar. Por eso, mejor prescindir del vinagre o utilizar de manzana.

 

9. Arroz integral o quinoa.

Fuente de hidratos que ayudan a generar energía después del ejercicio físico. Son muy útiles por ejemplo si se ha practicado a mediodía y hay que rendir el resto de la jornada. La versión integral del arroz ofrece un mayor aporte proteico que la tradicional,  y mucha fibra, minerales y vitaminas. La quinoa tiene más contenido en proteínas y grasas buenas (Omega 3) que otras semillas. Ambos son además aptos para celiacos.

 

10. Pan integral.

Otra fuente de hidratos complejos y uno de los pilares de la dieta mediterránea, mejor consumirlo integral. Gracias al salvado del trigo (o el cereal que sea) aumenta el consumo de fibra, vitaminas, minerales y nutrientes en general ante su versión blanca. Ya si además de integral es multisemillas, apaga y vámonos.

 

Comer después yoga Pinterest

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Yogui Principiante utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario, si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies