Antes de tu primera clase de Bikram Yoga
8 mayo, 2016
Ver todo

4 Claves para elegir tu centro de Hot Yoga

Debido a la proliferación de los centros de Hot Yoga en los últimos años, un yogui principiante tiene cada vez más opciones para iniciarse o realizar su práctica. Quizás tengas suerte a la primera, pero puede ser fácil caer en un mal centro y acabar viendo como normal algo que no lo es.

Por eso, en este post te daré varias claves para elegir tu centro de Hot Yoga o decidir si continuar tu práctica en un centro.

 

Higiene, higiene e higiene.

Debido a la intensidad del sudor, la atmósfera en las salas calientes puede volverse densa. A pesar de ello, desde mi punto de vista, esa NO excusa el mal olor al comienzo de una clase (por una mala ventilación) o que éste se filtre al resto de instalaciones. Os puedo asegurar que he entrado en centros de Hot Yoga en los que el olor era insoportable desde la misma entrada.

En los centros en los que se prestan esterillas, éstas se tienen que limpiar bien entre clase y clase para que no cojan olores y se desinfecten. Prefiero cuando se colocan fuera de la sala caliente para que sequen bien. He estado en clases en las que mi esterilla olía francamente mal, y estaba mojada porque todavía no se había secado desde su limpieza. Detalles como ese te estropean una clase.

En definitiva, la higiene me parece condición sine qua non para decidir quedarme en un centro tras la semana de prueba.

 

Buenos profesores.

Una clase de yoga, por muy intensa que pueda ser, es yoga. No se trata de una competición, ni se puede baremar el esfuerzo de una persona. La práctica de cada uno es personal y privada, y solo él puede decidir cuándo se siente preparado para profundizar más en una postura. Los profesores que te obligan a forzar más una postura, no son desde mi punto de vista buenos profesores. Te pueden guiar, te pueden enseñar y te pueden aconsejar que intentes ir más allá según vean tu nivel en una determinada postura, pero nunca ordenar. Eso no es un profesor de yoga, sino de educación física, y ya no estamos en el colegio.

 

Buenas instalaciones.

Personalmente, prefiero las salas calientes que tienen suelos plásticos tipo linoleo, que repelen la humedad y son más fáciles de limpiar, no cogen olor, etc. Eso sí, se pueden formar pequeños charquitos de sudor o condensación de los conductos de calor, así que mira bien donde te apoyas antes de salirte de la esterilla para evitar un resbalón.

No soy demasiado partidaria de los suelos de fibras estilo bambú ya que absorben la humedad y el sudor de las clases y el ambiente y no secan bien entre clase y clase, con la consiguiente proliferación de bacterias. También resulta más áspero con la piel si te tienes que salir de la esterilla para alguna postura. Aunque insisto en que esto es una opinión personal.

 

Calidad de las clases.

Este es ya quizás un tema más subjetivo, pero no me lo querría dejar.

Lo esencial es que el espíritu de la clase concuerde con los objetivos que quieres cumplir a través de tu práctica. Quizás prefieras centros más pequeños con menos alumnos por clase y una atención más personalizada (me parece lo ideal para empezar), centros más yóguicos o quizás centros con un enfoque más “físico”.

En cuanto a estos últimos, aunque los hay, no me parecen recomendables si quieres aprovechar todo el potencial del Hot Yoga. Utilizar el yoga como mero ejercicio físico, tal y como lo dan en este tipo de centros o en las típicas clases colectivas de los gimnasios, personalmente, me parece desperdiciar su grandísimo potencial. No voy a negar que los efectos beneficiosos en el cuerpo son un factor importante, pero te aseguro que son mayores cuando van acompañados de un estado mental acorde. Si solo quieres adelgazar, ponerte fuerte o hacer ejercicio físico, sin entrar en ningún tipo de disciplina mental, practica pilates, por ejemplo.

Si solo quieres adelgazar, ponerte  fuerte […] practica pilates.

Otras consideraciones como localización, horarios, clases impartidas, son elecciones de tipo más personal en las que no me meteré por ahora.

 

Breve aclaración: ¿Por qué ahora hablo de Hot Yoga cuando a veces hablo específicamente de Bikram Yoga? Porque la mayoría de sitios de yoga con calor se centran en la práctica del Bikram Yoga (serie de 26 posturas practicada a 40ºC de temperatura con 40% de humedad), no obstante, ya hay muchos centros que ofrecen distintos tipos de yoga practicados en salas calientes. Por esto, creo que es más correcto hablar en este post de Hot Yoga, utilizándolo de esta segunda manera más genérica.

Clave elegir hot yoga Pinterest

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Yogui Principiante utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario, si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies