Aprende a preparar agua infusionada
12 Septiembre, 2016
5 Ejercicios fáciles de Mindfulness
26 Septiembre, 2016
Ver todo

Consejos para hacer yoga en casa

Hacer yoga en casa es posible. Sea cual sea tu motivo, sean cuáles sean los frenos que te impiden ponerte en serio. Y hoy veremos cómo conseguirlo con 5 simples consejos.

Ir a una clase colectiva de yoga es muy gratificante, nadie se pondrá de acuerdo en por qué, pero tampoco nadie nos lo podrá negar. Pero ¿y si no puedes ir? Por lo que sea, trabajo, economía, familia… No, que esa no sea la razón por la que renuncies a hacer yoga.

A veces, tener la fuerza de voluntad para hacer yoga en casa uno solo es complicado, pero si consigues meter ese ratito para ti en tu rutina semanal, los beneficios son grandiosos.

Hacer yoga en casa aporta muchas cosas nuevas que quizás no obtenías en un estudio. Puedes ir a tu ritmo sin tener que seguir el de una clase, hacer hincapié en posturas más avanzadas, explorar tus límites y seguir tus apetencias de cada momento sin tener que atarte a lo que dicta una clase.

Sacar tiempo y crear el espacio para conectar con uno mismo puede resultar difícil al principio. Lo más complicado quizás es incorporar este ratito a tu rutina, pero date tiempo. Con constancia y aplicando estos consejos para hacer yoga en casa, tienes mucho ganado.

 

Encuentra tu espacio.

Uno que sea tranquilo y limpio, con suficiente espacio para poderte mover. Tampoco tiene que ser enorme, solo tiene que caber tu esterilla de yoga y una zona de seguridad alrededor para hacer las posturas sin pegarte con nada.

Lo ideal es que no tengas que apartar muebles para hacer espacio para no caer en la pereza, pero si no hay más remedio, tampoco es el fin del mundo.

 

Desconecta por completo.

Reduce distracciones al máximo. Intenta aislarte en tu espacio tranquilo o poniendo música relajante. Renuncia a tu móvil. Déjalo en silencio o modo avión y en otra habitación a poder ser. Concéntrate y disfruta del ahora desconectando por un momento de esos pensamientos y emociones negativas.

 

Al principio, déjate guiar.

Muy bien, ya tengo el momento y el lugar, estoy preparada para empezar con el yoga en casa. Y ahora, ¿qué hago? No te preocupes, hay un montón de recursos geniales en YouTube o en Apps gratuitas. Busca el que más vaya contigo y síguelo. Con el tiempo, tendrás tus recursos favoritos y podrás ir adaptándolos según lo que quieras en cada momento.

 

Empieza poco a poco.

Mentalízate de que es probable que no rindas igual que en una clase de yoga colectiva. No pasa nada. No puedes baremar por igual cosas diferentes, así que no te pongas metas muy duras. Al principio el principal objetivo es ser constante en el tiempo para incorporar un ratito de yoga en casa en tu rutina. Así que no pasa nada por empezar con series de Saludos al Sol o secuencias de baja intensidad y/o corta duración hasta que te sientas cómodo con el espacio y la situación. En cualquier caso, no olvides trabajar por igual ambos lados del cuerpo para compensar el ejercicio.

 

Escucha tu cuerpo.

Hacer yoga es una forma de mimar a tu cuerpo, es un acto de amor propio. Yo lo siento así al menos. Porque nadie mejor que tú conoces tu cuerpo y tu mente, acepta lo que te piden a cada momento. Sé indulgente contigo mismo si el cuerpo te pide descansar. Puedes relajarte en savasana o meditar, lo importante es hacer tu ratito asignado de yoga en casa, conectar con el ahora y recargar energía: sentirse bien. Así que, antes de empezar, pregúntate cuánto esfuerzo quieres hacer ese día y hazte caso.

 

Espero que os haya parecido interesante y, si os animáis a ponerlo en práctica, contadnos qué tal vuestra experiencia.

Consejos para hacer yoga en casa Pinterest

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Yogui Principiante utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario, si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies