10 Alimentos que comer antes de yoga
23 mayo, 2016
Después de tu primera clase de Bikram Yoga
6 junio, 2016
Ver todo

Introducción a la aromaterapia

Cuando empecé a leer sobre las propiedades de algunos aceites esenciales era un poco escéptica al respecto. Aunque tengo la piel mixta, tengo tendencia a tener granitos y espinillas, y desde que era adolescente las texturas aceitosas eran Satanás.

El caso es que un día hice la prueba y me puse aceite esencial de árbol de té en la cara y ¿hola? No sé cómo he podido vivir sin él. Esto fue hace poco más de un año, y desde entonces he ido introduciendo más aromaterapia en mi rutina hasta que a día de hoy prácticamente no utilizo cremas comerciales.

Aunque más adelante escribiré posts más específicos, quería empezar con uno de introducción que sentara las bases de la aromaterapia, ya que cuando yo empecé a leer sobre esto pensaba que consistía en curar a través de los olores. Y bueno, sí y no, es mucho más “científico” de lo que parece. Así que empecemos por lo primero de todo:

 

¿Qué es la aromaterapia?

Se trata de una rama de la fitoterapia en la que se utilizan los aceites esenciales para mejorar afecciones físicas y mentales, y dar equilibrio en distintos ámbitos de la vida de la persona tratada.

Desde hace siglos, se han utilizado aceites esenciales y vegetales en tratamientos médicos tradicionales, como el Ayurveda, que cita numerosos aceites esenciales en sus tratamientos. El propio Hipócrates, considerado uno de los padres de la medicina, los utilizaba para prevenir y curar enfermedades. También eran utilizados en rituales religiosos e incluso para usos cosméticos y de higiene personal. Los egipcios, por ejemplo, eran muy conocidos por colocar conos aromáticos sobre sus pelucas que se iban derritiendo al mismo tiempo que los perfumaban. Los griegos y romanos también utilizaban distintos ungüentos aromáticos, e incluso en la Edad Media, ya que antes del desarrollo de la medicina, se asociaba el mal olor con la enfermedad.

No obstante, el término “aromaterapia” no se desarrolló hasta principios del s.XX con Gattefossé, un ingeniero químico francés que demostró los beneficios del aceite esencial de lavanda en sí mismo y en soldados heridos en la 1ª Guerra Mundial, con asombrosos resultados. Años más tarde, Valnet, cirujano francés, siguió desarrollando los estudios de Gattefossé dando una base más científica a la utilización de los aceites esenciales en la medicina. Paralelamente, su coetánea Maury, bioquímica austriaca afincada en Francia, fue pionera desarrollando los tratamientos tópicos de aceites esenciales para uso cosmético.

A pesar de estos estudios, los esfuerzos de la industria se enfocaron en reproducir los beneficios de estos aceites esenciales artificialmente, por lo que la aromaterapia quedó relegada a un segundo plano en beneficio de los productos y fármacos industriales.

 

¿Qué son los aceites esenciales?

La base de la aromaterapia. Son aceites muy concentrados, olorosos y extremadamente volátiles que se obtienen mediante distintas técnicas de las glándulas de flores, frutas, hojas, tallos, cortezas, etc.

Su composición química es muy compleja, con centenares de componentes capaces de funcionar armoniosamente. Por esto, a pesar de los esfuerzos de la industria, los aceites esenciales no son reproducibles en laboratorio. Aunque huelan igual, pierden sus propiedades. De ahí la importancia de utilizar aceites esenciales naturales, bio, eco…

Las aplicaciones de los aceites esenciales son numerosas: tratamiento de afecciones, cosmético, higiene personal o limpieza del hogar… Sus beneficios se obtienen principalmente a través del olfato o tópicamente. Aunque en ningún caso no sustituyen tratamientos médicos en afecciones más graves, sino que lo complementarían.

Al ser aceites, no son solubles en agua, aunque sí transmiten su olor. En cambio, sí son solubles en otros aceites o líquidos orgánicos, en grasas o ceras y en alcohol.

La conservación de los aceites esenciales también es delicada, ya que son muy frágiles a la humedad, la luz, el calor o el aire. De ahí que sea aconsejable conservarlas en frascos de cristal oscuro bien cerradas, y en sitios frescos y secos.

 

Qué es la aromaterapia Imagen

 




 

Consideraciones básicas para el uso de aceites esenciales en aromaterapia

1) No utilizar nunca directamente sobre la piel

A pesar de que hay algunos aceites más suaves que permiten su uso directo, yo jamás los uso directamente sobre la piel. Siempre deben ser diluidos en una sustancia portadora, idealmente, un aceite vegetal.

La dosificación de los aceites esenciales para uso tópico en adultos debe ser un 98% de sustancia conductora y un 2% de aceite esencial, que se suele medir en gotas. Por esto, los botecitos suelen venir con cuentagotas, para controlar bien la dosificación.

2) Más de 2 horas de absorción

Cuando son aplicados tópicamente, los aceites esenciales pueden tardar un mínimo de 2 horas en penetrar bien en la piel. Se aconseja no aplicarse otro tipo de cremas o tratamientos en la piel después de darse aceites esenciales ya que la absorción de otras sustancias no es efectiva hasta pasadas estos 2 horas.

3) Fotosensibilidad

Algunos aceites (sobre todo los cítricos) pueden hacer reacción cuando se expone la piel al sol tras su aplicación. Recordad que el aceite esencial puede tardar hasta 2 horas en absorberse. Algunos de estos aceites son:

  • Limón
  • Naranja
  • Lima
  • Mandarina
  • Bergamota
  • Comino
  • Jengibre
  • Levístico
  • Verbena

4) No utilizar durante el embarazo

Tampoco administrar a bebés o ancianos. Únicamente, se puede tolerar la aplicación de aceite esencial de lavanda o aceite de árbol de té y en una proporción 99-1%.

5) Evitar el contacto con ojos y mucosas

6) Revisar bien si es de uso interno o externo

Evitar el uso interno si no está expresamente autorizado en el frasco. Y aún en el caso en el que esté autorizado, se suele recomendar diluirlo en agua.

7) Hacer prueba de intolerancia antes del primer uso

Colocando una gotita en el antebrazo. Si se sufren alergias o patologías previas, es aconsejable consultar con un médico especialista el uso de esencias. En cualquier caso, no interrumpir una terapia médica para iniciar una terapia de aromaterapia: se complementan entre sí.

8) Es aconsejable adquirir aceites esenciales naturales

En herboristerías o farmacias. Y siempre consultar que en los ingredientes sean 100% el aceite esencial, sin alcohol, sin aromas artificiales.

Qué es la aromaterapia Pinterest

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Yogui Principiante utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario, si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies