Cómo preparar granola casera
5 diciembre, 2016
Desayuno rico primavera
Desayuno primaveral: Tortitas de avena y batido morado
7 abril, 2017
Ver todo

Cómo usar aceites esenciales

Incorporar los aceites esenciales en tu rutina es sencillo, pero hay que saber cómo hacerlo. Como no es tan evidente como puede parecer, hoy nos centraremos en explicar cómo usar aceites esenciales correctamente para aprovechar al máximo sus beneficios.

En primer lugar, es muy importante tener siempre en cuenta las consideraciones básicas para usar aceites esenciales para evitar accidentes.

Por mi experiencia, creo que es aconsejable empezar poco a poco, experimentando con los resultados que se obtienen de cada aceite esencial por separado. Es muy gratificante saborear bien esos primeros pasos en aromaterapia y descubrir qué es lo que te va bien a ti personalmente. Es normal que acabes teniendo preferencias o que obtengas más resultados de unos que otros. Cada persona es un mundo, tenemos necesidades diferentes y lo que le va bien a la mayoría puede que no te vaya bien a ti. Si tienes dudas, puedes echarle un vistazo a los mejores aceites esenciales para principiantes.

Una vez que se tiene claro cómo usar aceites esenciales por separado, se puede empezar a hacer mezclas caseras. Combinando aceites esenciales con distintos aromas y propiedades, se crean sinergias cuyos efectos son más potentes. Pero mejor no te dejes llevar por la emoción del momento. En niveles principiantes, es mejor no arriesgar. Se suele aconsejar:

  • No mezclar más de tres aceites esenciales en cada aplicación. Así evitamos que la mezcla pierda su integridad y la de aroma.
  • Mezclar aceites esenciales de la misma tipología (ej. Flores con flores, hierbas con hierbas, etc.). Aunque flores y cítricos también combinan muy bien entre sí. Obviamente, las mezclas no siempre tienen que adscribirse a esta regla, pero es mejor ceñirse a ella para evitar que la improvisación del principiante salga mal.

Teniendo esto en cuenta, veamos una a una cuáles son las principales maneras de usar aceites esenciales.

 

Uso tópico de aceites esenciales.

Es la forma que más me gusta. Permite beneficiarse de las propiedades dermo-cosméticas por el contacto con la piel, y emocionales gracias a la liberación de las esencias.

Usar aceites esenciales tópicamente para fines dermo-cosméticos se aconseja realizar a un 2% diluido en un 98% de sustancia vegetal portadora. Para ampliar información, puedes leer sobre las mejores sustancias vegetales para principiantes.

Otras soluciones más concentradas serían los aceites corporales (5-95%) y las lociones (10-90%), que se utilizan para masajes terapéuticos o relajantes. Debido a las altas concentraciones de aceites esenciales, es mejor utilizarlas con prudencia y nunca jamás en niños, ancianos o durante el embarazo.

Cuando se quiere usar aceites esenciales en una zona pequeña, podemos utilizar compresas. Para ello, se diluyen unas 4 ó 5 gotas de aceites esenciales en agua (temperatura al gusto según resultados buscados) y se empapa en ella una toalla que se aplica en la zona. Se puede renovar cada vez que la compresa pierda la temperatura deseada. Este método de aplicación es útil para fines analgésicos, como bajar la fiebre, reducir la inflamación por un golpe, mejorar el dolor de regla…

Uso de aceites esenciales Imagen

 

Baño con aceites esenciales.

Usar aceites esenciales añadiéndolos el agua del baño se consigue que penetren en la piel del cuerpo, y además se inhalan sus esencias. Unas 12-15 gotas son suficientes para un baño de adultos.

En agua tibia, se consigue un efecto relajante y sedante. En agua caliente, el efecto es más tonificante para la piel y el sistema nervioso, pero debe ser corto para no resultar nocivo.

Los aceites no son solubles en agua, por lo que no se pueden añadir directamente. Para poder diluirlos en el agua, tenemos dos opciones:

  • Añadir un poco de leche al agua del baño, removerla para que se mezcle bien.
  • Añadir un poco de aceite de origen vegetal (oliva, almendra, coco, argán, lo que se tenga por casa), removiendo igualmente.

Una vez la bañera esté llena al gusto, con el grifo cerrado, se añaden los aceites esenciales. No se recomienda echar más gotas si el olor se atenúa con el tiempo. Significa que nos hemos acostumbrado al olor, no que sus efectos sean menores.

Después del baño, mejor no ducharse con jabón ni aplicarse ninguna crema. La piel estará cubierta de aceite y no absorberá nada. El tiempo de absorción de los aceites esenciales es de mínimo 2 horas.

 

Inhalación de aceites esenciales.

Es típico para el tratamiento de infecciones respiratorias. Para realizar inhalaciones o vahos, hay que colocar un máximo de 5 gotas de aceite esencial en un recipiente con agua hirviendo. Colocando una toalla en la cabeza, se realizan vahos durante no más de 15 minutos.

 

Difusión de aceites esenciales.

Aunque es muy similar, de hecho en algunos sitios consideran la difusión como una forma de inhalación, prefiero diferenciarlos aquí.

La inhalación busca la inspiración concentrada de vapor de aceite esencial. A diferencia de esto, la difusión se hace en una superficie más amplia (como una habitación o una casa) y busca impregnar el ambiente con las moléculas del aceite esencial diferido.

Basta con colocar unas gotas de aceite en un difusor u hornillo y dejar que el lugar se impregne del olor. Yo soy más partidaria de los difusores, ya que trabajan con agua fría y, además de hacer de ambientador natural, muchos además humidifican el aire.

 

Usar aceites esenciales Pinterest

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Yogui Principiante utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario, si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies