Elemento Aire: Qué representa y cómo trabajarlo

Trabajar con los elementos y sus arquetipos es una forma muy interesante de conocerse y entenderse, y también nos puede ayudar a equilibrarnos. Hoy os cuento todo acerca del elemento Aire.

Los elementos son entendidos de forma diferente en diversas disciplinas, pero las características que se le asignan son muy similares. Me gusta pensar que todos tenemos todas las energías dentro de nosotros, pero en diferentes cantidades y podemos trabajar con ellas para trabajar distintas facetas de nosotros mismos. Según la astrología, sus características influyen en nuestros rasgos de personalidad y tendencias en la forma de comportarnos. Según el Ayurveda, los elementos predominantes determinan además nuestra tendencia a enfermar.

Los cinco elementos son:

Hoy hablaré sobre el elemento Aire desde distintas perspectivas.

Características del elemento Aire

El elemento Aire se relaciona con aquello que es ligero, pero muy móvil y volátil. En el mundo natural, podría representarse a través del viento, el cielo, elementos en estado gaseoso. Es frío, seco, ligero, móvil, áspero y claro.

En el mundo físico, en nuestro cuerpo, estaría relacionado con todos los procesos que requieren movimiento (generalmente inconsciente): la respiración, la circulación de la sangre, el parpadeo, las pulsaciones del corazón, la transmisión del sistema nervioso, etc. También está muy ligado a nuestro cuarto chakra, Anahata o Chakra Corazón, que se encuentra en el centro del pecho, a la altura del corazón, entre los dos pezones. Este chakra es donde se asientan los sentimientos y está muy relacionado con la glándula timo, que es una de las principales responsables del  correcto funcionamiento del sistema inmunitario del cuerpo, entre otras funciones.

El elemento aire se asocia a una serie de arquetipos en astrología y también en la cartomancia (tarot). Todos ellos son arquetipos relacionados con el intelecto, la razón, el pensamiento, pero también con la comunicación, y con los conflictos tanto interiores (mentales) y exteriores (peleas y discusiones). Algunos de estos arquetipos son:

  • La capacidad de desapegarse de lo material, la ligereza y el enfocarse en lo esencial
  • El razonamiento, la lógica, el pensamiento complejo, la capacidad de elaborar razonamientos elaborados y comprenderlos, la filosofía, la religión, las leyes y la justicia, etc.
  • Lo abstracto y lo colectivo, la filantropía, la fuerza del grupo, el fundirte dentro de un grupo con una causa común, el servir a un propósito más importante que uno mismo.
  • La comunicación, la oratoria, la escritura, el transmitir tus ideas de forma clara a los demás, el cambiar el mundo a través de tus ideas, la transgresión, la vanguardia, el innovar, el no tener miedo a hacer algo que nunca antes se había hecho.
  • La empatía, la comprensión y la compasión, el actuar por el bien común

Desde un punto de vista más social, el elemento aire también representa:

  • Las relaciones de amistad, de colaboración, de trabajo, entre socios, clientes, etc.
  • La comunicación de cualquier tipo, oral, corporal, escrita, etc.
  • Por ende, los escritos, contratos, discursos, etc.
  • Las creencias, la reflexión, la inteligencia, el conocimiento, las ideas, la tolerancia y la apertura de miras.
  • La justicia, los juicios y los prejuicios.
  • Los conflictos por la diferencia de ideas.

Según el Ayurveda, una persona con abundancia de aire en su constitución, será: 

  • Más bien delgada o con tendencia a perder peso, con masa muscular poco desarrollada
  • Piel fina, fría y con tendencia a la sequedad, con venas y tendones visibles y articulaciones de huesos prominentes
  • Pelo no muy abundante, débil y seco, con uñas quebradizas
  • Tendencia a la sequedad externa (piel, pelo), pero también interna (extreñimiento)
  • Con poca tolerancia al frío y dificultad para mantener la temperatura corporal (piel y extremidades se enfrían fácilmente)
  • Apetito y digestión variables, muy dependientes del estado emocional de la persona
  • Sueño tranquilo pero superficial y escaso
  • Se mueven con rapidez y agilidad, pero no tienen mucho gusto por el deporte. Se cansan poco a pesar de lo mucho que se mueven.
  • Psicológicamente, tienen cierta dependencia en la opinión de los demás y se suelen entregar mucho
  • No les gusta la rutina, aunque es lo que mejor les viene para equilibrarles
  • Gran capacidad mental y de aprendizaje, son muy rápidos entendiendo las cosas y tienen una gran capacidad para sintetizar ideas.
  • Son de temperamento nervioso y miedoso, con tendencia a la ansiedad

Elemento Aire equilibrado

  • Nos ayuda a actuar en base a nuestras ideas, pensamientos, creencias. 
  • Nos permite trascender el materialismo y el apego a cosas innecesarias, a sentir la seguridad dentro de nosotros mismos, a primar lo esencial y a ser independientes. A sentirnos libres de las opiniones de los demás y de las convenciones sociales y ser fieles a nosotros mismos.
  • Nos facilita la comunicación con otros, y la expresión de nuestros pensamientos, ideas, creencias a través de la palabra, la escritura, etc. Nos da la capacidad para persuadir, convencer, negociar.
  • Nos ayuda a transgredir lo establecido, a ser originales y fieles a nosotros mismos, a ser justos y a cambiar las normas que han pasado a ser injustas.
  • Nos anima a cambiar en función de nuestras ideas. No teme el cambio de ideas y mentalidad, al revés, lo ve como parte esencial de la evolución personal y de la sociedad.
  • Nos deja sentir compasión y empatía hacia los demás, y actuar por el bien común aunque esto vaya en contra de los intereses personales.

Elemento Aire desequilibrado

  • Puede dar pie a ideas destructivas con uno mismo o con los demás, intolerancia hacia los que no piensan igual que tú o hacia las ideas que no entran dentro de lo «lógico». Incluso al sentimiento de culpabilidad si son tus propias ideas las que no encajan dentro de ello.
  • Lleva a discusiones y desacuerdos faltos de compasión y entendimiento hacia el punto de vista del otro. Puede llevar al abuso verbal y psicológico, a la manipulación, la opresión, e incluso a la crueldad, el rencor, la ira.
  • Puede ocasionar miedo, confusión, bloqueos mentales, actitudes ilógicas por un proceso mental viciado.
  • Demasiado enfoque en lo mental y lo racional, en el lado intelectual, obviando nuestra parte espiritual y emocional. El desprecio y la censura ante todo lo que no entre dentro de lo racional, lo lógico, lo científico.
  • Extremo desapego hasta el punto de la despreocupación, la irresponsabilidad o el no pensar en cómo cubrir tus necesidades básicas, el desdibujamiento del yo.
  • Extravagancia y obsesión por dar la nota, ser diferente, ir por libre o llamar la atención de los demás. 
  • Volatilidad de opiniones, falta de coherencia.

Predominancia del elemento Aire

¿Cómo saber si tenemos una predominancia del elemento aire en nosotros? Pues lo primero de todo, es muy raro que tengas predominancia de un solo elemento. Hay unos pocos afortunados que sí, y su vida probablemente es mucho más fácil por ello. Pero para la mayoría, tenemos varios elementos y cada uno se manifiesta de diferentes formas en nuestra vida. 

Asociar diferentes aspectos de nuestra personalidad y tendencias físicas a distintos elementos y sus arquetipos es una forma de autoconocimiento que me ha resultado muy útil para identificar qué es lo que necesito cambiar / controlar para crecer como persona. Espero que también lo pueda resultar para vosotros.

La forma de determinar los elementos que yo utilizo es a través de la astrología y el Ayurveda. En astrología, los signos de agua son Géminis, Libra y Acuario. Entonces, tener muchos planetas y posiciones en alguno de estos signos en tu carta astral, te daría un gran peso del elemento agua en tu personalidad. Las posiciones de mayor importancia en astrología son el sol, la luna y el ascendente. Sin embargo, tener mucho aire en el resto de planetas personales también le daría peso.

En Ayurveda, tener un biotipo Vata indica que el elemento aire es fuerte en ti. 

Cómo trabajar tu elemento aire con el Yoga 

Os propongo una clase de yoga para trabajar con nuestro elemento aire. En ella, trabajaremos con la apertura de caderas y el equilibrio para dejar ir lo innecesario y sentir nuestra ligereza; y con la apertura de pecho para abrirnos a las nuevas ideas y al sentimiento de unión con los demás. ¡Espero que os guste!

Esta serie de posts es quizás más diferente a lo que suelo escribir, pero espero que os haya parecido interesante e incluso sido de utilidad. Creo que cualquier herramienta para conocerse mejor a uno mismo siempre nos puede aportar una nueva forma de vernos y entendernos. Así que os animo a que investiguéis acerca de vosotros mismos <3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.