Kioto en 2 días: descubriendo el misticismo japonés

Viaje a Japón: Kioto en 2 días | YoguiPrincipiante.com

Y tras Tokio, nos dirigimos a la que fue la capital del periodo Edo: Kioto. Una de las ciudades más bonitas e interesantes de Japón, donde os encontraréis con la arquitectura japonesa más auténtica, los habitantes más especiales, las famosas geishas, y los grandes luchadores de sumo. Un mix abrumado por una gran cantidad de turistas que tendréis que obviar para disfrutar al máximo de la ciudad.

Cómo llegar a Kioto

Si habéis leído nuestro anterior post sobre 3 días en Tokio, sabréis que llegamos a Japón por la capital y que después de estar nos días en Tokio nos dirigimos a Kioto Station con el Shinkansen (podéis viajar gratuitamente ya que está incluído en el JR Pass). Y aquí viene lo importante de utilizar la app Hyperdia (iOS / Android), era nuestra primera vez en el Shinkansen y por no fiarme del todo de la app cogimos otro tren que pasaba antes con supuestamente el mismo destino… y sí, tenía el mismo destino pero llegaba a Kioto casi una hora más tarde…

A lo que me refiero es, haced caso de todo lo que os ponga en Hyperdia, todos los horarios son fiables, y haciendo caso a los horarios y a los andenes que os marque llegaréis a vuestro destino lo antes posible. En Japón, ningún tren se retrasa.

Por cierto, nos os perdáis las vistas del viaje en tren, como podéis ver en la imagen anterior, tendréis unas vistas espectaculares del Monte Fuji a lo largo de vuestro viaje.

Dóndo alojarse en Kioto

Nosotros nos alojamos en un Airbnb situado en una zona residencial de Kioto, cercana al templo Tofuku-ji (cercano a la estación de tren del mismo nombre). Es una zona tranquila y agradable, pero os recomendaría buscar algún alojamiento en el barrio de Gion por ser el más especial de todo Kioto.

Templo Tofukuji Kioto | YoguiPrincipiante.com

Tenéis que tener en cuenta que Kioto es probablemente el sitio más turistico de Japón, o uno de los más turísticos al menos, por lo que los alojamientos se suelen llenar. Os dejo con algunas ofertas de Booking para que podáis valorar todos los precios antes de elegir una opción u otra.

Booking.com

Moverse en bici por Kioto

Vale que os habéis comprado el JR Pass, y sí, en Kioto podéis coger algunas de las líneas de tren ya que están incluidas en el JR Pass, concretamente la JR Nara y JR Nagano de las que os hablaremos más adelante ya que son muy útiles para visitar otros puntos de interés como Nara.

Pero realmente la mejor forma de moverse por Kioto son las bicicletas, algo que es extrapolable a muchas ciudades de Japón pero que en Kioto os permitirá conocer gran parte de la ciudad como un auténtico habitante de la misma.

Cerca de la estación de Kioto os encontraréis una gran oferta de locales de alquiler de bicicletas, los precios suelen rondar los 800-1700 yenes dependiendo de si optáis por una bicicleta normal o eléctrica. La ciudad es muy llana y hay carriles bici de dos sentidos en prácticamente todo Kioto. Las distancias no son muy grandes por lo que moverse en bicicleta es lo más recomendable para intentar ver lo máximo posible y aprovechar al máximo el tiempo.

Hay metro en Kioto, pero no está incluido en el JR Pass por lo que al final lo más rentable son las bicicletas.

Por último, ojo con los horarios de los templos y otros sitios que visitar, ya que todo cierra muy pronto (alrededor de las 16h30 o 17h00). Así que tened esto en cuenta a la hora de planificar vuestra visita.

Día 1

Antes de empezar la ruta por Kioto, os contaré que Kioto sigue en pie por casualidades de la vida, y es que era el objetivo principal del ataque con bomba atómica por parte de Estados Unidos. Henry L. Stimson secretario de guerra de Estados Unidos, había pasado su luna de miel en Kioto. Quedó tan impresionado por la ciudad que intercedió para que los planes cambiaran el destino…

Ahora sí, es momento de que nosotros también quedemos impresionados por Kioto, la ciudad más especial de Japón, donde el encontraréis el mejor misticismo japonés.

Templo Tōfuku-ji

Como no podía ser menos, empezamos nuestra ruta por Kioto en el Templo Tōfuku-ji, un gran templo que data de 1236. El templo Tōfuku-ji es probablemente el templo zen más importante de Kyoto, y su nombre se lo debe a dos templos de Nara: el templo Todaiji y el templo Kofukuji.

El templo, gratuito en general aunque con zonas en las que tendréis que pagar un donativo al templo, al estar apartado de la ciudad (se encuentra en la zona sureste de Kioto) ha conseguido estar rodeado de una gran extensión de vegetación, algo que le da un encanto especial a sus puentes y escaleras que salvan el desnivel de las colinas en las que se asienta. Una gran oportunidad para empezar a tomar contacto con los templos de Japón.

Por cierto, tanto en este templo, como en los demás que veréis, os daréis cuenta de la cultura de los donativos. Los templos tienen gran parte de sus zonas con acceso libre, pero otra gran parte (en algunos las más interesantes) son previo pago de un «donativo».

Mercado Nishiki

Y antes dirigirnos a nuestro siguiente punto, el Mercado Nishiki, vamos a hacer una parada para comer el que, para mí fue, el mejor Ramen de Kioto (y uno de los mejores de Japón). Lo comimos en Ippudo, un restaurante con precios bastante económicos y con unos increíbles Ramen (sí también lo tienen vegetariano). Lo tenéis muy cerca de la estación de Karasuma, y es perfecto para luego dirigirnos a descubrir el mercado de Kioto.

Ya en el mercado Nishiki (cuya traducción es literalmente «brocados») os encontraréis con un mercado hecho para el turista. Hay que decir que Kioto pese a tener ese especial encanto, uno de sus problemas es el enfoque turístico que tiene, algo que no veréis en otras ciudades que visitaremos las cuales además tienen también ese encanto místico.

Os recomiendo entrar a las tiendas, podéis comprar desde comida a palillos para comer, y acabar bebiendo un zumo de naranja mezclado con Soju coreano (cuidado que tiene bastante alcohol. Un paseo interesante donde podréis haceros con algún que otro souvenir.

Lo mejor es que cuando lleguéis al final del Nishiki Market, os encontraréis con el Templo Nishiki-Tenmangu, un santuario sintoista en el corazón de la ciudad que merece mucho la pena sobre todo por su puerta llena de farolillos.

Castillo Nijō

Para acabar el día nos dirigimos al castillo Nijō, todo lo hicimos andando ya que más o menos está todo relativamente cerca (30 minutos andando desde Nishiki). El castillo data de 1603 y fue mandado construir por el primer emperador (o shogun) del periodo Edo (Kioto fue una de las capitales de entonces). Actualmente se encuentra abierto al público, es de pago, y tiene unos bonitos jardines (tiene más de 400 cerezos) que rodean al castillo imperial.

Nosotros lo visitamos de noche y por casualidad ya que la apertura del castillo tenía un horario especial debido a la fiesta del Sakura (la fiesta de la floración de los cerezos). Con motivo de esta festividad, la compañía NAKED realizó una performance dentro del castillo con proyecciones sobre las fachadas del castillo, además también iluminaron todos los cerezos creando un ambiente bastante bonito. Performances que realizan año tras año distintos artistas, por lo que si estáis en Kioto en la época de celebración de la floración de los cerezos no os lo perdáis. Aunque nosotros no recomendamos visitarlo de noche si es posible hacerlo de día.

Día 2

Tras un día de toma de contacto con la ciudad de Kioto, es momento de adentrarse en el misticismo de la ciudad, es cierto que el turismo le quita encanto, pero seguramente consigáis vivir, como nos pasó a nosotros, algún que otro momentazo por las calles de Kioto…

Templo Tō-ji

Uno de los mejores templos con los que empezar el día es el Templo Tō-ji, un templo que se encuentra muy cerca de la estación de trenes de Kioto y al que podéis llegar andando o en bicicleta, como hicimos nosotros. Y digo bicicleta porque os animo a transportaros por esta ruta del segundo día en Kioto en bici.

El templo Tō-ji destaca sobre todo por su pagoda, la construcción de madera más alta de todo Japón. Es el símbolo de la ciudad, fue construida en el año 826, y es la culpable de que el templo Tō-ji haya sido declarado Patrimonio de la Humanidad.

Templo Toji | YoguiPrincipiante.com

Os recomiendo también entrar en el salón Kondo, la sala principal del templo, un salón donde podréis admirar imágenes y estatuas budistas que se salvaron del incendio de 1486 que arrasó con el templo Tō-ji. Es gratuito, así que no dudéis en acudir a este interesante templo.

Santuario Hirano

Si estáis viajando a Japón en primavera, concretamente durante la última semana de marzo y primera de abril, el Santuario Hirano es uno de los mejores puntos de Kioto donde disfrutar de los cerezos en flor. Sí, ya sé que estoy constantemente sacando el tema, pero es que es algo que hay que hacer, es más, allá donde haya cerezos estará todo el ambiente más auténtico de Japón.

Y es que antes de dirigirnos hacia nuestro siguiente punto, el mítico santuario dorado, y si habéis seguido mis indicaciones de usar la bicicleta, os encontraréis con este santuario cuyo máximo atractivo son todos los cerezos que le rodean. Es aquí a donde se dirigen todos los habitantes de Kioto para celebrar el cambio de estación. Hay un mercadillo e incluso representaciones medievales. Un buen sitio para descansar de vuestro paseo en bici.

Templo Kinkaku-ji y su santuario dorado

Y después del merecido descanso en bici, llegamos al Templo Kinkaku-ji, el templo que más merece la pena pagar. Y es que de aquí os llevaréis una de esas postales mentales con las que siempre recordaréis la ciudad de Kioto.

Y es que el templo Kinkakuji esconde el santuario dorado, un edificio recubierto de pan de oro que resguarda las imágenes de buda. Alrededor, un bonito estanque que refleja el propio santuario y todo el jardín que lo rodea, una imagen imprescindible que no podéis pasar por alto de vuestro viaje a Kioto.

El río Shirakawa y el Barrio Gion

Y de uno de los templos más bonitos de todo Japón, a uno de los barrios más antiguos y especiales de todo Japón. Los alrededores del río Shirakawa, y concretamente el barrio de Gion, son el mejor sitio por el que caminar tranquilamente. Así que dejad aparcada la bicicleta y callejear todo lo que podáis.

Muy cerca, y antes de dirigirnos al siguiente punto, al cual os recomendamos acudir de noche para disfrutar del festival de luces que crean los farolillos por las calles, nos dirigimos al Templo Yasaka-Jinja; otro templo urbano que merece la pena visitar ya que suele estar muy concurrido en la época de la floración de los cerezos por que en su entorno se organizan comidas populares y mercadillos tradicionales.

El momentazo de Kioto lo tuvimos en la zona de Hanamikoji Dori, un barrio (dentro de Gion) lleno de casas bajas de estilo japonés, pero de estilo antiguo. Y es que si Kioto es conocido de día por sus templos, la noche da lugar a las Geishas, es aquí donde os encontraréis con Geishas por la calle (hay algunos centros donde podréis conocer todos los detalles del mundo de las Geishas). Y sí, tened cuidado con las fotografías que hagáis, sed respetuosos y no tendréis ningún problema.

Y para acabar, os recomiendo un sitio en el que cenar (o comer): el restaurante Chao Chao en Gion, un restaurante especializado en dumplings (o gyozas). Los hacen de todo tipo (también vegetarianos) y además lo podéis acompañar con shake, planazo asegurado. Por cierto, los precios son bastante contenidos.

¡Continúa descubriendo Japón en 15 días!


Durante las próximas semanas os iremos contando qué ver y qué hacer en cada una de las ciudades de nuestra ruta por Japón!

2 Comments

  1. Maria dice:

    Karin , me ha gustado mucho tu post , esta muy bien explicado , creo que tendre que ir a Japon. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.