Por qué hacer yoga en ayunas

Hacer yoga temprano por la mañana es una de las mejores cosas que puedes hacer para tu práctica. Pero haciendo yoga en ayunas puedes maximizar los beneficios aún más. Hoy te cuento por qué. 

Muchos escritos de Yoga y Ayurveda aconsejan a los practicantes hacer yoga en ayunas. Sin embargo, muchas veces este consejo parece un poco extremo y difícil de entender. Sobre todo en el mundo moderno en el que se le otorga tanta importancia al desayuno. La tendencia general suele ser el pensar que siempre se necesita comer algo antes de hacer ejercicio físico, o simplemente de ponerse a funcionar, sobre todo después de haber estado las horas de sueño sin comer.

Sin embargo, la realidad es que realizar la práctica de yoga recién levantado con el estómago vacío, nos aseguramos de que el organismo está limpio y concentrado en esta actividad. Y luego, podemos recargar la energía necesaria para pasar el resto del día con un buen desayuno, que encima sabe mucho mejor después de haber hecho ya nuestra sesión de ejercicio.

¿Por qué es mejor hacer yoga en ayunas?

Al realizar ejercicios de yoga (u otra actividad física), estamos activando una serie de músculos que requieren sangre para funcionar. Si la digestión está en marcha, los órganos implicados en la digestión requerirán su correspondiente aporte de sangre, entrando en una competición por obtener sangre suficiente que el organismo no puede abastecer al mismo tiempo. El resultado es que ambos procesos (el funcionamiento de los músculos y la digestión) se realizan, pero no a pleno rendimiento

Ya que lo suyo nos cuesta hacer ejercicio físico, parece una buena idea hacer porque el cuerpo pueda dedicarse al 100% a que los músculos trabajen, ¿no? Así se podrá obtener todo el beneficio de nuestro trabajo.

Más allá de nuestro cuerpo, están las energías asociadas a cada momento del día. Como vimos en el post Cuál es el mejor momento para hacer yoga, durante las primeras horas de la mañana impera la ligereza y la movilidad, ayudándonos a realizar el trabajo físico con más facilidad.

Conclusión:

Al hacer yoga en ayunas temprano por la mañana, estamos aprovechando todo el potencial energético de nuestro cuerpo y del universo y maximizando los beneficios que recibimos de la práctica.

Os puedo asegurar que levantarse súper temprano y hacer yoga en ayunas sienta muchísimo mejor de lo que suena. Yo de verdad siento la diferencia en la energía con la que me levanto. Tenga muchísima más cuando lo hago a las 06:30 de la mañana que a las 08:00.

¡Cuéntame!

¿Has probado a hacer yoga en ayunas alguna vez? ¿O a levantarte temprano para hacer algún otro ejercicio físico en ayunas? ¡Me interesa saber tu opinión!

Y si el artículo te ha parecido interesante, ayúdame compartiéndolo y puntuándolo. ¡Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.