Seúl en un fin de semana: La recóndita forma de vida coreana

Un poco de relax en una caótica ciudad como Seúl también es más que necesario. Por eso en esta ocasión nos vamos a centrar en la forma de vida coreana, unas costumbres que aunque creamos que están centradas en el trabajo, también tienen un fuerte componente familiar y de descanso personal. ¡Adentrémonos en la vida de los seulenses, o seuleses!

Hanok, el barrio residencial más tradicional de Seúl

Y como todo lo que sucedió en este viaje express, este segundo día es fruto de la casualidad. Tenía planificado acudir al barrio de Hanok, así que ahí me dirigí…

Para llegar solo tenéis que coger el metro y dirigiros a la estación de Anguk, la mejor salida de la estación es la número 2 (ya os hablaba de la suerte que tenemos al estar todas las salidas numeradas). Una vez ahí, ya estaréis en el tradicional barrio de Hanok, una colonia coreana por la que parecen no haber pasado los años. Y precisamente el nombre de este barrio, que realmente se llama Bukchon Hanok Village, viene por el estilo de vida Hanok, un estilo de vida típicamente coreano.

Y es que, la forma de vida dentro de una casa Hanok es todo lo que nos han contado acerca de la forma de vida en esta zona, valga la redundancia. Sentarse en el suelo en vez utilizar sillas o camas, y obviamente para esto había que dejar los zapatos fuera de la casa. Unas casas en las que las habitaciones cambiaban de uso en función de la necesidad de cada momento. Todo sin agobios vamos.

En Hanok os encontraréis con casas donde vive la gente normal, si sois un poco curiosos podéis asomaros con respeto a los patios para ver un poco el interior de cada casa. Además también podéis visitar museos de artes tradicionales, y el museo Hanok, donde podréis aprender todo acerca de esta forma de vida tan tradicional.

Lo mejor aquí es andar y perderse por todas las calles del barrio, yo me llegué a encontrar una protesta popular con un activista quejándose a la policia disfrazado de mono… Es un barrio muy muy peculiar, alejado del bullicio del centro de Seúl, y donde encontraréis ese descanso, y paz, que se puede encontrar en la ciudad.

Bongeunsa, el gran centro budista en el barrio más exclusivo

Si os nombro la palabra Gangnam muchos recordaréis la archiconocida canción Gangnam Style, pero es que esta famosa canción hace referencia a uno de los barrios más exclusivos de Seúl, pero no todo van a ser tiendas (aunque luego volveremos a ellas). El barrio de Gangnam esconde el tempo budista Bongeunsa, uno de los templos más importantes de Seúl, así que ahí me dirigí… Para llegar dirigiros a la estación con el mismo nombre del tempo, Bongeunsa, y salir por la puerta número 1.

Reservé un free tour por el templo (podéis encontrar varios online) y fue un estudiante el que me enseñó todos los recovecos del templo. Deciros que a diferencia de otras partes del mundo, en Corea están mal vistas las propinas, y lo mismo sucede por lo tanto con el free tour, lo hacen por conocer gente y dar a conocer todo lo que esconde esta gran ciudad.

Y cómo no, Bongeunsa data de la época de la dinastía Joseon, y tampoco se salvó de los destrozos japoneses (la restauración se completó en 1982). El templo merece mucha la pena, alberga hasta 3,479 escrituras diferentes de 13 tipos distintos. Además, durante el noveno día del octavo mes budista (lunar), se realiza una ceremonia en la que todos los monjes transportan esas tablillas con escrituras sobre sus cabezas mientras recitan cánticos budistas.
Además de esto, os encontraréis con la imagen de Maitreya, el Buda del futuro con cerca de 30 metros de altura.

Es un gran sitio en el que sentarse a ver pasar el tiempo (hacen retiros budistas para turistas), y cotillear un poco a todos los fieles que se dirigen al templo en familia y en solitario. Eso es lo que hice yo hasta que al salir del tiempo me encontré con Eun-Jeong Lee, una chica de Seúl que me pidió permiso para hacerme fotos, ya sabéis que lo occidental vende mucho en este lado del mundo.

Y fue así como tuve mi segundo contacto real (después del estudiante con el que hice el free tour) con un seulés. Y es que lo mejor para conocer una ciudad, a parte de andar, es conocer a gente local. Porque, cómo iba a saber yo que en el centro comercial de enfrente del Templo estaba una de las bibliotecas más bonitas y modernas del mundo…

Por cierto, antes de pasar al siguiente punto os diré que en los alrededores del templo de Bongeunsa (también en los del COEX que veremos a continuación) tenéis muchos restaurantes vegetarianos, así que aprovechar el clima zen para llenar el estómago antes de pasar al siguiente punto.

COEX, la librería dentro del centro comercial subterráneo más grande de Asia

Todo hay que decirlo, a todos nos parecería raro que nos ofrecieran visitar un centro comercial gigante después de haber estado rodeado de paz en un templo budistas, pero esto es lo que pasa en Seúl… Ahí que fuimos, al COEX, un centro comercial que a su vez hace funciones de centro de convenciones, y que ostenta el título de ser el centro comercial subterráneo más grande del mundo.

¿Qué vais a encontrar dentro? Pues a parte de tiendas (una vez más aprovechar para esas compras de souvenirs de cosmética coreana), un inmenso acuario, unos inmensos recreativos, unas inmensas salas para jugar a la XBOX, todo inmenso….

Pero sí, también encontraréis una inmensa biblioteca de uso público. La biblioteca Starfield del centro comercial COEX cuenta con más de 50.000 libros y revistas (se enorgullecen de tener la colección de revistas más grande de Corea), en un espacio de 3 kilómetros cuadrados. Y ya os digo que aunque penséis en Corea como el paraíso de los videojuegos, esta biblioteca está siendo la última sensación de los seuleses. Un sitio curioso al que ir, y en el que huir del misticismo budista…

Siloam, el descanso merecido

Y para acabar os voy a proponer el mejor sitio para descansar. Muy cerca de Seoul Station (la salida más cercana de la estación es la número 15) se encuentra la famosa sauna local Siloam, y todo hay que decirlo: las saunas en Seoul no tienen nada que ver con lo que se conoce como sauna en países como España.

En Siloam tendréis que pagar unos 10€ para entrar por el día completo, eso os dará derecho a utilizar todas las instalaciones sin ningún problema, incluso podréis quedaros a dormir en la sauna ya que en los últimos pisos (sí también es un edificio entero como todo en Seúl), hay literas cerradas donde podréis quedaros a dormir (tienen incluso una habitación para gente que ronca…).

Hay que decir que la parte propia de los baños, que se nutren de agua proveniente de un pozo a 300 metros bajo el suelo, no es mixta, y esto es debido a que es obligatorio entrar desnudo a esta zona. Hay carteles en los que advierten de que no permiten la entrada con tatuajes (ya os hablaré de esto en futuros post) pero lo cierto es que yo vi a un hombre que llevaba todo el cuerpo tatuado y nadie le dijo nada.

Jacuzzis con todas las temperaturas, duchas con todas las presiones, saunas de todo tipo, y hasta habitaciones con un extra de oxigeno donde recuperarse de toda la caminata que os habéis pegado durante el intenso fin de semana en Seúl. Y ahora sí, nos vemos en el próximo destino!


¡Continúa descubriendo el itinerario de un fin de semana por Seúl!

Descubre las mejores ofertas de alojamiento en Seúl

Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.