Seúl en un fin de semana: Itinerario para aprovechar al máximo la capital de Corea
14 enero, 2019
Seúl en un fin de semana: La recóndita forma de vida coreana
18 enero, 2019
Ver todo

Seúl en un fin de semana: Corea a través de sus palacios

Seguimos nuestro viaje express por Seúl, en esta ocasión disfrutando de la tradición coreana con sus palacios, templos, y mercados; un viaje al pasado en el que acabaremos regresando al futuro de la locura, pero a la vez tranquila, tradición coreana.

Cuando hablaba de tradición, hay que decr que muchos de los palacios y templos (por no decir todos) que hay en Seúl son reconstruidos, algo bastante chocante que es consecuencia de la devastadora guerra que tuvieron con sus vecinos japoneses. Hoy en día solo se habla del conflicto entre Corea del Norte y Corea del Sur, pero Japón ocupó la península de Corea durante 35 años imponiendo su cultura y destruyendo todo lo relacionado con la cultura coreana. Es por esto que tras la ocupación, y la separación de la península en lo que hoy son los dos países, se decidió reconstruir todos los monumentos que tenía el país, algo que sirviera para pasar página.

Vamos a conocer algunos de estos antiguos palacios que sin duda marcaban la vida coreana en tiempos antiguos. He de decir que la ruta por estos lugares la hice a pie (al primer punto me desplacé en metro), es cierto que esto os quitará tiempo de descubrir otros lugares, pero sin duda es la mejor forma de conocer una gran ciudad. 

Gyeonbukgung, reconstruyendo la historia

Gyeongbukgung, es el palacio más importante de Seúl, y es el sitio perfecto para disfrutar de la arquitectura de la zona. Su construcción se realizó en el año 1395, fue la residencia del dinastía Joseon y como os digo está reconstruido debido a que Japón instaló en este emplazamiento su puesto de mando principal. Este emplazamiento acabó con el palacio en llamas y destruido en su totalidad. La reconstrucción que podemos visitar hoy en día es de 1990 y pese a tener más de 50 hectáreas reconstruidas, aún no se encuentra al 100%.

La entrada al palacio cuesta cerca de 3€ (al igual que todas las entradas a los monumentos de Seul), y hasta que no estés dentro no os te darás cuenta de lo grande que es todo el recinto. Un bonito palacio con el que tomar contacto de cómo son los coreanos, y los millones de asiáticos que visitan la zona año tras año. Curioso, por ejemplo, es ver mujeres asiáticas vestidas con los distintos trajes regionales coreanos, los podéis alquilar en las tiendas cercanas por precios que rondan los 20€ al cambio. Para llegar al palacio, solo tenéis que dirigiros a la estación que lleva el mismo nombre del palacio Gyeongbukgung (la salida de metro número 5 es la que tenéis que tomar).

Dentro lo mejor es perderse por todas las calles que lo forman, está lleno de edificios monumentales. Antes de pasar por caja tendremos una majestuosa puerta en la que os recomiendo ver el cambio de guardia (gratis). Pero como os digo: lo mejor es pagar ya que el sitio merece mucho la pena.

Otro de los puntos fuertes de este palacio de Gyeongbukgung es que dentro de las murallas, del recinto del palacio por así decirlo, veréis una gran pagoda (en el lateral derecho del recinto según entráis). Esta pagoda os dará la bienvenida al Museo Folclórico Nacional de Corea, uno de los museos más importantes del país que viene incluido en el módico precio de la entrada al palacio.

Templo de Chongmyo, el auténtico misticismo confucionista

Siguiendo nuestra ruta express en la que conocer Seúl en un fin de semana, me dirigí al Templo de Chongmyo. Un sitio al que entré por casualidad después de haber pasado de largo cerca de otros grandes palacios como el de Changdeokgung, el segundo gran palacio de Seúl.

Como os digo, entré sin saber que me iba a encontrar en el Templo de Chongmyo, aunque conociendo la historia del sitio, el misticismo coreano igual tuvo algo que ver…

Dejando misticismos de lado, el Templo de Chongmyo es el templo más antiguo de los santuarios confucionistas, un templo real que mandó construir la dinastía (una vez más) Joseon hallá por el siglo XVI. Y sí, al igual que sucedía con el palacio Gyeongbukgung, este templo también está reconstruido.

El templo consta de 19 celdas en las que se adora a cada uno de los reyes de la dinastía Joseon, celdas simples en las que se cuenta los logros de cada rey en unas tablas que fueron conservadas durante la invasión japonesa.

Curiosamente, los reyes no entraban por la puerta principal, ésta estaba reservada para los espíritus. Los reyes accedían al complejo a través de la puerta situada en el este, y por la situada al oeste entraban los diferentes artistas que oficiaban los distintos rituales confucionistas. Y sí, podéis asistir (si conseguís entrar) a uno de estos rituales el primer domingo de mayo.

Una visita obligatoria que sin duda os hará conocer el misticismo confucionista tan desconocido en occidente.

Mercado Gwangjang, sonidos y olores de Seúl

Y como no todo iban a ser palacios y templos, qué mejor que entrar en un mercado que data de esta misma época para ver qué hacía el resto del pueblo. Me dirigí entonces al mercado de Gwangjang.

Un mercado lleno de turistas que se hace perfecto para perderse, y es que aunque haya turistas también hay locales (y son más que los turistas). El mercado data de la época de los Joseon, y se construyó como lugar de venta tras unas duras medidas de control que impuso la dinastía para controlar el comercio. 

Dentro empezaréis viendo la parte textil, y en función de que os vayáis adentrando en el mercado os iréis encontrando con el mercado de alimentos para llegar al centro del mercado en el que podréis comer un sin fin de platos coreanos. Eso sí, ya os digo que este es el mejor sitio para probar un Bindaetteok, y por qué no comerlo con una botella de Soju.

Pero sí, vamos por partes. El Bindaetteok es probablemente la comida por excelencia del mercado, algo muy tradicional que veréis comiendo a prácticamente todos los coreanos que se encuentren en el mercado. Una tortita, o pancake, a base de frijoles chinos triturados, cebolleta, y kimchi (el gran acompañamiento coreano a base de col). Lo mejor de todo es que se hace a modo casero, vamos que veréis como trituran los frijoles y preparan todos los demás condimentos antes de freirlos (y ya sabéis que todo lo frito está bueno).

Y cómo no, el Soju, la bebida más típica de Corea. Es muy muy fuerte, bajo mi punto de vista algo más fuerte que el Sake japonés. Una bebida destilada de arroz, igual que el sake, con un sabor peculiar y una graduación alcohólica cercana al 45%. Perfecto para pasar esos Bindaetteoks que os habéis comido.

Dongdaemun, regreso al futuro

Y para acabar el día qué mejor que regresar al futuro. Dongdaemun, muy cerca del mercado de Gwangjang es una zona comercial llena de rascacielos comerciales, es decir, centros comerciales en altura que sin duda os hará pensar en el motivo de que en Asia siga la moda de los centros comerciales, tan denostados en Europa.

Sí, es la mejor zona donde haceros con todos esos encargos de cosmética coreana. Pero además aquí podréis disfrutar del Dongdaemun Design Plaza, un imponente edificio diseñado por la iraquí Zaha Hadid que alberga galerías de arte en su interior, además de un tranquilo café donde descansar de toda la caminata que os habéis dado visitando grandes sitios de Seúl.

El día lo acabé caminando por el canal de Cheonggyecheon, al lado de Dongdaemun, un canal al que se dirigen millones de locales para pasear en familia.

Como curiosidad os diré que el símbolo más claro del sufrimiento de Corea por parte de Japón se encuentra precisamente en la consulado de Japón en Busan (la ciudad más cercana a Japón y que más sufrió durante la invasión). En frente de este consulado (y mirando hacia él), un grupo de activistas situó un conjunto escultórico de dos mujeres descalzas vestidas con ropa tradicional surcoreana (se las conoce como mujeres de consuelo). Esculturas que intentan que Japón nunca olvide los abusos que sufrieron cerca de 200.000 mujeres coreanas por parte de las tropas japonesas. Hecho que provocó que el embajador de Japón abandonara la embajada en el año 2017.


¡Continúa descubriendo el itinerario de un fin de semana por Seúl!

Descubre las mejores ofertas de alojamiento en Seúl

Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.