Tokio en 3 días: qué ver y hacer

Tokio en 3 Días

Llegado a Tokio, comenzamos la aventura por Japón. Disfrutamos de Tokio en 3 días, días en los que pudimos ver cómo son los japoneses, y creedme que Tokio es un buen punto de partida, porque es la ciudad donde se mezcla lo más loco de japón con su cultura más Zen. Descubre con nosotros Tokio en 3 días.

Cómo moverte en Tokio

Como os comenté en el post en el que os hablaba del itinerario de los 15 días en Japón, la mejor opción para movernos por Japón (en Tokio también) es utilizar el abono de transportes Japan Rail Pass. Lo mejor es que este Japan Rail Pass también os permitirá utilizar la línea Yamanote (la línea verde) del metro de Tokio, una línea circular que os permitirá llegar a prácticamente todos los puntos de interés de Tokio.

La línea Yamanote es de la compañía JR, es decir, entra dentro de la cobertura del JR Pass así que no tendréis ningún problema en moveros por toda la ciudad con esta línea.

Cómo activar el Japan Rail Pass

Lo primero que tenemos que hacer es comprar online el Japan Rail Pass (lo puedes hacer a través del siguiente banner:

Lo recibirás en el lugar que elijas, también dan la opción de solicitar una SIM de datos móviles que podremos usar durante nuestra estancia en Japón para tener datos móviles, algo que os recomiendo para utilizar el GPS de vuestros dispositivos.

Una vez lleguéis a Japón con los pases que os han enviado tenéis que activar vuestro Japan Rail Pass, y aquí está el truco: a no ser que estéis justo los días que hayáis comprado, calculad bien los días ya que tal vez no necesitéis usar el JR Pass durante los días de Tokio (podéis comprar billetes sencillos de metro para moveros por unos 3€ al cambio).

Y os digo lo de que calculéis los días porque empezarán a contar desde el momento de activación. Os recomiendo que si os quedáis sin JR Pass sea para coger el metro y no sea para coger un Shinkansen ya que hay bastante diferencia entre uno y otro.

Por cierto, una vez tengáis vuestro JR Pass formalizado, cruzad los tornos por los extremos de las salas, los operarios controlarán vuestro JR Pass y os dejarán entrar sin problema. Así que ya sabéis, no os pongáis en las colas!

He llegado al aeropuerto de Tokio, ¿qué hago ahora?

Tokio tiene dos aeropuertos: Haneda y Narita. El primero de ellos está muy cerca de la ciudad, por no decir en la ciudad. Para llegar a Haneda solo tendréis que coger el monorrail que os llevará a la estación de Hamamatsucho la cual está nuestra línea favorita: la línea Yamanote (la cual entra dentro del JR Pass).

Si viajamos a Narita, mas frecuente en los vuelos internacionales de entrada a Japón, tendremos opciones vía tren o vía autobús, os recomiendo obviamente la primera por la rapidez. Tendréis disponibles (por precio y rapidez) el Narita Express, el Skyliner, y el Limited Express de la Kesei Line (todos acaban en estaciones de la línea Yamanote).

En busca de nuestro alojamiento

Ha llegado uno de los mejores momentos de nuestro viaje, encontrar ese Hotel o Airbnb que teníamos reservado desde nuestro país. Después de nuestra experiencia con los Airbnbs en Tokio os recomiendo buscar una buena oferta en Booking (a continuación os dejo algunas), porque tuvimos la suerte de que nos cancelaran (hasta en 2 ocasiones) los Airbnbs que habíamos reservado con múltiples excusas.

Al final conseguimos uno cerca del metro Mejiro, que no estaba nada mal para ir al centro en transporte público. Os mandarán toda la información de cómo llegar al apartamento con fotos incluidas, llevadlas a mano ya que sino se os hará muy difícil llegar al apartamento. Por cierto, lo más seguro es que no veáis en ningún momento a vuestro casero, suelen dejaros las llaves en candados con código. Sí, aquí llevan mucho tiempo los polémicos candados que estamos viendo en ciudades como Madrid.

Booking.com

Día 1 en Tokio


Empezamos la ruta de Tokio en 3 días dirigiéndonos al parque Yoyogi, uno de los parques públicos más grandes de todo Tokio. Dato importante: en Tokio aunque miréis un mapa y veáis que algo está cerca, no lo está… Y es que el parque Yoyogi está cerca de Shinjuku, uno de los puntos más importantes de Tokio, pero lo cierto es que las distancias son largas, por lo que os recomiendo coger el tren hasta la parada de Yoyogi (línea Yamanote).

Parque Yoyogi, el parque de los santuarios

Sabíamos que había algún templo, o mejor dicho algún santuario, pero lo cierto es que entramos un poco sin saber muy bien con qué nos encontraríamos dentro. Sí que un señor mayor nos vio con cara de turistas y nos recomendó seguir un camino donde veriamos «Cherry Blossom», o mejor dicho: veríamos el primero de los cerezos en flor.

Más tarde volveré a hablaros sobre todo lo que se mueve en Japón a raíz del florecimiento de los cerezos. El parque Yoyogi formó parte de la villa olímpica en los Juegos Olímpicos de 1967 (en 2020 habrá nuevos JJOO en Tokio), es por ello que dentro a parte del santuario Meiji (ahora vamos con el), hay varias instalaciones deportivas, todas ellas de arquitectos de renombre como Kenzo.

El santuario Meiji ocupa gran parte del interés del parque Yoyogi, y es que siendo el primer santuario que visitamos nos impresionó gratamente. Está dividido en varias zonas, y tiene un especial interés místico para los japoneses ya que está dedicado al primer emperador de la época Meiji.

Por cierto, se encuentra en restauración hasta el año 2020, los Juegos Olímpicos serán el punto de partida para un nuevo Tokio debido a todos los cambios que se producirán en la ciudad. Y del misticismo del parque Yoyogi a la locura de Shinjuku, el barrio más moderno de la ciudad.

Shinjuku, la locura de Tokio

Aquí lo más recomendable es que caminéis, que entréis en todos los sitios que veáis, en todo lo que se os ocurra. Para comer, si habéis empezado en Yoyogi seguramente ya tendréis hambre, hay muchos sitios en la parte interior del barrio de Shinjuku. Buscad a King Kong en una de las fachadas, en la esquina hay un restaurante económico de comida tradicional japonesa.

Tenéis que entrar en los recreativos, asomaros a las salas de Pachinko (en el post de Osaka os contaré más de este polémico juego japonés), las tiendas tecnológicas pueden ser un buen sitio para ir echando el ojo a esas compras que tengáis en mente, es decir, en Shinjuku hay un sin fin de cosas que hacer, ya os digo yo que no os vais a aburrir.

Y sobre todo una de las cosas más interesantes que podéis hacer, antes de dirigiros a la siguiente propuesta que tengo, es subir al mirador del Ayuntamiento de Tokyo, muy cerca del todo el jaleo de Shinjuku. La subida es gratuita y es un mirador 360º así que es una visita obligatoria.

Y sí, se que ya lo he dicho, pero tenéis que entrar en los recreativos. Tened en cuenta que por mucha cultura Zen que veáis, a los japoneses les gusta la tecnología, y para bien o para mal la soledad de estar frente a máquinas que les haga desconectar de sus trabajos. Es muy curioso, e incluso puede parecer triste, toda la gente que está dentro de los recreativos, algo que en occidente cada vez se ve menos pero que en países como Japón (en Corea también pasaba lo mismo) está a la orden del día.

Museo del Samurai

El museo del Samurai es un museo que se escapa del circuito artístico oficial pero que merece mucho la pena. Es una colección privada de armaduras, máscaras, y armas de Samurais. Unos objetos que van desde la era Kamakura a la era Edo.

El museo en sí es pequeño, pero tendréis la posibilidad de conocer más de 70 objetos en visitas guiadas. Podréis hacer fotos de todo lo que veáis e incluso probaros una de estas antiguas armaduras y máscaras al final de la visita.

Por cierto, depende de la temporada, pero podréis ver escenificaciones de luchas de sables para conocer un poco más a fondo la forma de lucha de los samurais. Un imprescindible para conocer a estos guerreros señoriales japoneses.

Dia 2 en Tokio


Takeshita Street: idols japoneses, manga, compras…

Si Shinjuku nos supo a poco, Takeshita street (tenéis que dirigiros a la estación de Harajuku) os dejará con la boca abierta. Sí, somos turistas y Japón está lleno de turistas, pero es que en Takeshita street vais a ver a tantos jóvenes japoneses que será difícil que os crucéis con un turista.

Takeshita es la calle en la que si os preguntáis si algo se vende, se venderá ahi, podéis encontrar de todo: artículos de papelería (no sabéis lo que les encanta), merchandising de manga, ¡la tienda de Line!, cualquier cosa relacionada con los idols japoneses como los AKB48 (grupo de música femenino famoso en Tokio), cualquier cosa ya os digo. Sí, también podréis comprar ropa de lo más extravagante para vuestras mascotas.

Shibuya, el cruce del mundo

Solo con hablaros de un paso de cebra famoso seguramente ya se os vendrá a la cabeza el paso de cebra del barrio de Shibuya en Tokio, el más famoso del mundo. Shibuya es un barrio muy similar a Shinjuku, pero sin la locura de Shinjuku.

Como os decía, uno de los puntos más importantes de Shibuya es el paso de peatones, el Scramble Kousaten para ser más exacto, un paso de peatones que podéis encontrar frente a la estación de Shibuya (también Yamanote). Si queréis verlo desde arriba solo subir a la famosa cafetería de cafés aguados que encontraréis en una de las esquinas del cruce de calles (no podéis entrar sin consumir).

Shibuya es también uno de los paraísos de las compras, aquí encontraréis grandes marcas, y más tiendas de papelería, ya sabéis ese afán por los artículos de papelería japoneses.

Buscando algo auténtico acabamos en la Izakaya Kochan, está muy cerca de la estación Shibuya. Las Izakayas son los bares, o tabernas, más típicos de Japón. Un sitio en el que veréis auténticos japoneses bebiendo shake, cerveza y acompañándolo de piezas de sushi, pescado, o todo lo que se os pueda ocurrir. Acabamos bebiendo Shake y comiendo sushi de wasabi…

Odaiba, la mejor puesta de sol de Tokio

Para acabar el día os recomiendo dirigiros a la isla de Odaiba, una isla artificial en Tokio que construyeron con basura y otros restos desechables como medida defensiva. Tras su construcción Japón acabó claudicando y abriéndose al mundo por lo que el fin defensivo de la isla quedó en vano. Una isla que en la década de los 90 se erigió como visión futurista japonesa y que quedó sumergida en la crisis que vivió el país nipón.

Historia a parte, la isla de Odaiba esta llena de pequeños detalles bastante interesantes, aunque lo mejor es llegar a ella por la tarde para vivir la puesta de sol sobre Tokio, y es que desde aquí podréis tener una de las mejores panóramicas de la bahía de Tokio.

En Odaiba podréis ver una réplica de la famosa Estátua de la Libertad de Nueva York, un Gundam a tamaño real (una futurista estatua de un robot muy popular en la cultura japonesa), la impresionante sede de la Fuji TV obra de nuestro amigo Kenzo, el centro comercial Aqua City donde podréis sentiros como si estuvierais en Venecia, museos futuristas, y un largo etcétera de atracciones turísticas. Sé que probablemente estés buscando el Japón más Zen, pero es cierto que tenéis que vivir algo así, conocer toda la parte futurística de Japón que sin duda es más que interesante.

Todo esto, como os decía, para acabar viendo como se pone el sol sobre Japón, sobre esos rascacielos que os transportarán a ciudades como Nueva York. Sí, no hay que comparar una ciudad con otra, pero es inevitable hacerlo teniendo una réplica de la Estatua de la Libertad, y el Rainbow Bridge (el cual cruzaréis con el monoraíl que os llevará a Odaiba en la línea Yurikamome).

Dia 3 en Tokio


Parque Ueno

Si empezamos nuestra visita a Tokio por el parque Yoyogi, vamos a acabarla con el parque Ueno, uno de los parques preferidos por los habitantes de Tokio para disfrutar del fin de semana. Es el favorito de los niños ya que en el se encuentra el Zoo de Tokio con sus famosos osos Panda (aunque del zoo vamos a pasar…).

El parque Ueno, al igual que todos los grandes parques de Tokio esconde un sin fin de actividades, nosotros nos encontramos con un mercado gastronómico por las celebraciones del Hanami, en el que pudimos probar los famosos Dorayakis de Doraemon (aquí el momento freak). Es un parque por el que pasear y descansar, además en el se encuentra el Museo Nacional de Arte Occidental diseñado por el famoso arquitecto Le Corbusier, aunque más adelante os recomendaré otro museo que se nos hizo más interesante.

Templo Senso-ji

Estamos en Japón y hay que visitar templos, seguramente os hayáis cruzado con más de uno andando por las calles pero ahora nos dirigimos al templo budista más antiguo de Tokio: el Templo Sensoji.

Para entrar, accederemos por una imponente puerta capitaneada por un gran farolillo protegido por dos deidades budistas, algo que veréis en la mayoría de los templos budistas.

El templo tiene un gran salon de oficios en el que con suerte podréis ver algún rito budista, al ser el más antiguo suele estar lleno de fieles por lo que no es raro que os encontréis con monjes budistas haciendo sus oficios. Además teneis una gran pagoda de 5 pisos, y las típicas dependencias de los templos budistas como la zona de las abluciones, y otros pequeños santuarios erigidos en honor de deidades budistas.

Lo mejor es que es gratuito así que os recomiendo aprovechar el tiempo para recorrer todos los escondrijos del templo. Además tiene tanta afluencia que está abierto las 24 horas del día, aunque el salon principal solo abre de 6 de la mañana a 5 de la tarde.

Palacio Imperial y MOMAT

Os recomiendo dirigiros a la estación de Tokio, una estación con bastante actividad, y una de las que más lockers tienen (las taquillas para dejar las maletas). Muy cerca de esta estación tenéis el Palacio Imperial de Tokio, la residencia oficial de la familia imperial japonesa. Un palacio que me recordó mucho a los que vi en Corea. Como dato importante deciros que los lunes y viernes está cerrado así que planificaros bien la visita.

Foso del Palacio Imperial de Tokio

Un palacio con bonitos jardines, estanques, aunque lo que más destaca, con permiso de la zona residencial, son los puentes que dan acceso a la zona del palacio ya que está rodeado por un foso lleno de agua. Por cierto, entréis o no, pasaros a ver el cambio de guardia en la puerta principal.

Y siguiendo la ruta cultural, os recomiendo el MOMAT, el Museo Nacional de Arte Moderno. Está muy cerca del Palacio Imperial y es uno de los mejores planes para hacer por la zona. Podéis entrar por tan solo 500 yenes (unos 4€) y la verdad es que te da una visión bastante interesante del arte modeno japonés a lo largo de la historia. Una visita recomendable como punto y final de esta visita de 3 días a Tokio.

Por cierto, si volvéis a la estación de Tokio, os recomiendo pasaros por el restaurante Ramen Street, uno de los mejores Ramen que comimos en Tokio (tienen opción veggie) a un precio bastante económico.

¡Continúa descubriendo Japón en 15 días!


Durante las próximas semanas os iremos contando qué ver y qué hacer en cada una de las ciudades de nuestra ruta por Japón!

Viaje a Japón: Tokio en 3 Días | YoguiPrincipiante.com

3 Comments

  1. Paco dice:

    Hay alguna línea más de metro que entre dentro del Rail Pass?? Gracias, muy útil

    • Karim dice:

      Hola Paco!

      Lo primero de todo, GRACIAS por leernos.
      Como os digo, la línea Yamanote está incluida en el JR Pass, es la que más usarás. También están incluidas las líneas Keihin-Tohoku (con un trazado muy similar a la Yamanote), la línea Chuo (es una línea que atraviesa de forma transversal la línea Yamanote), la línea Chuo-Sobu (corta Tokio de este a oeste); y luego hay otras líneas de que salen fuera de Tokio. Eso sí, ten en cuenta que el metro no está incluido en el JR Pass.

      Espero ayudaros con esto algo más para aprovechar al máximo el JR Pass!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.